El año de mayor aprendizaje: 2020

El año de mayor aprendizaje: 2020

El 2020 está siendo el año de la incertidumbre. La inmensa mayoría estamos deseando que acabe de la mejor forma posible y que el nuevo año, el 2021, traiga paz, prosperidad y estabilidad.

Un nuevo año con lo que eso significa: sueños, nuevas ilusiones, desafíos y oportunidades. Casi nada.

El 2020 pasará a la Historia como el año de un virus mortal, la COVID 19, que nos ha hecho ver la importancia de la Ciencia, la Tecnología, la Innovación y la Investigación

Este virus que tiene al 🌍 en jaque, ha logrado sacar lo mejor de nosotr@s ( si, en algunos casos también lo peor, pero son los menos).

Un año en el que fortaleza y templanza se han convertido en la mejor armadura que podemos tener para enfrentarnos a un enemigo invisible que podía herirnos e incluso matarnos.

Para muchos de nosotr@s ha sido el año de mayor aprendizaje y auto aprendizaje, donde la Formación en diversas materias profesionales y de índole espiritual, nos han hecho salir de la zona de confort y conectar con nuevos conocimientos y abrir nuestra mente, e incluso reciclarnos y reinventarnos, UpskillingReskilling y learnability, como capacidad para aprender nuevas habilidades a lo largo de la vida y permanecer “empleable” a largo plazo.

Un año en el que dolor nos hermanó y el poder y el rol de cada uno paso a un segundo plano para abrir espacios colaborativos, inteligencia emocional, organizaciones solidarias, negocios que se reconvirtieron.

Este es el año en que el se han dado los cambios más vertiginosos a nivel organizativo en las Compañías, y no hablo del manido Teletrabajo, al que muchas empresas se resistían por temor a perder el control y a que descendiera la productividad, descubriendo que bien hecho puede ser lo contrario, hablo de resiliencia, de auténtico aprendizaje, de creatividad, de formación a distancia de calidad como la de Trentia Learning, con el éxito de “Cómo liderar equipos en remoto” o “Teams avanzado”, porque conectar de verdad a distancia y liderar no es tan sencillo. 

Se requieren nuevas habilidades para lograr que se trabaje en equipo y obtener buenos resultados, y aquí una formación de calidad y en IT es fundamental.

La clave de todo está en nuestra actitud, aunque no lo creamos el mundo puede derrumbarse y si en nuestro interior encontramos motivos para luchar y mantenemos la esperanza, seremos capaces de atraer y generar cosas buenas.

No es buenismo, no es filosofía barata. Es real. Está estudiado científicamente. Una actitud positiva predispone nuestro cuerpo y nuestro cerebro a crecer, a descubrir, a encontrar soluciones. En cambio cuando estamos quemados, se produce ausencia de empatía, falta de cordialidad, falta de cercanía, todo son obstáculos, a menudo creados por nuestro cerebro e inexistentes y los resultados son negativos.

Cada uno de nosotros determinamos si cuando nos tropezamos lo hemos hecho en una zanja o en una tumba. Tenemos el poder de elegir.

Huyamos de la oscuridad y recordemos que cuando entramos en la zona oscura, activamos la amígdala y nos movemos en un patrón de supervivencia, vemos todo negativo, sin esperanza, en cambio cuando somos resilientes, encendemos e iluminamos a todos a nuestro alrededor y vivimos una realidad donde la inteligencia es colaboradora y estamos abiertos a dejarnos enseñar.

Este ha sido el año de mayor aprendizaje me atrevería a decir en siglos. Nos hemos puesto a prueba y hemos descubierto que somos capaces de trascender, de reinventarnos, de aprender cosas nuevas y que la formación, el capacitarnos, el tener sed por descubrir cosas nuevas, el salir de nuestra zona de confort, merece la pena. Y si, ha sido una aventura a veces dura pero la satisfacción al lograr vencer nuestros miedos y superarnos es genial y el resultado es increíble: el de haber crecido y aportar valor.

Mi agradecimiento final para Loles Sala y Mario Alonso Puig que hoy me han inspirado este artículo tras escuchar el Webinar de Human Age Institute “Liderarse para poder liderar”.

Somos camaleones digitales: la vanguardia, la adaptación, la experiencia y la flexibilidad unidas. ¡Somos imparables! ¡Somos Trentia Digital Working!

 

Por Elena Marcos