Se buscan líderes que inspiren

Se buscan líderes que inspiren

Si quieres construir una organización poderosa, fuerte y con futuro, necesitas tener líderes que inspiren, resonantes y resilientes, personas con empatía alta, apasionadas, que resuenen como tambores, que hagan que las cosas cambien, que generen energía y brillen sin apagar a nadie sino al contrario, haciendo brillar a los equipos con los que interactúan y a cuantos están a su alrededor.

Por Elena Marcos

Necesitamos personas que amen lo que hacen, que les guste mucho su profesión, que coincida incluso con su vocación, que tengan curiosidad, que siempre quieran aprender algo nuevo, que no tengan miedo a equivocarse, porque de los errores se obtienen grandes aprendizajes.

El 23 de marzo tuve el placer de asistir a un nuevo encuentro de Human Age Institute sobre Diversidad, Digitalización y Talento, así se construyen organizaciones poderosas, coordinado por Loles Sala, Directora de Human Age Institute y Directora de Talento y Cultura de la Región Mediterránea de ManpowerGroup, donde participó Juan Carlos Cubeiro, experto en Talento y liderazgo, coach estratégico, presidente de About MyBrain y miembro del Consejo Asesor de Human Age Institute, Mercè Brey, experta en Diversidad y Liderazgo incluyente, fundadora de BLUE y +Diversity y Bea Makowka, West Med TEBG HR Manager Talent Solutions Iberia, D&I coordinator en 3M. Un encuentro extraordinario por la altura de sus ponentes.

En el debate se habló de numerosas cuestiones relevantes como hacer de la diversidad un valor, la vulnerabilidad como fortaleza en un líder que se muestra de forma auténtica, el uso de la Tecnología para impulsar la paridad en la compañía y el liderazgo para desarrollar el Talento en entornos diversos y flexibles.

Escuchar de manera consciente es necesario en un marco cambiante y a veces despersonalizado como el actual, donde la inmediatez prima y la velocidad de los cambios es tan grande, que a menudo hace que no nos detengamos a pensar y reflexionar sobre donde vamos y cuál es nuestro propósito como organización.

La “locura” en la que estamos inmersos, las presiones, la ambición, pueden hacer que perdamos la perspectiva de lo que verdaderamente importa: las personas, con su diversidad que enriquece, el saber digitalizar de verdad, la transformación digital como cambio cultural y de mentalidad en primera instancia, el entender la Tecnología y ver sus beneficios como aliada del negocio, el combinar diferentes tipos de talento para lograr ser un auténtico equipo con un objetivo común por el que luchar desde el compromiso y la honestidad y el satisfacer las necesidades de nuestros clientes con calidad y poniendo cariño en lo que hacemos.

Para hacerlo necesitamos líderes integradores, que inspiren, resilientes, resonantes y valientes. 

Juan Carlos Cubeiro dijo con acierto que tener en cuenta la Digitalización sin tener en cuenta la Diversidad, la inclusión y el Talento es un “suicidio” para una organización.

Para ser líderes integradores necesitamos incluir personas diferentes en todos los aspectos, sin sesgos, sin prejuicios, tener apertura y escucha, esta es la única forma de construir empresas igualitarias y justas.

Aún nos queda un largo camino por recorrer.

Un equipo de verdad es un grupo que genera mega sinergias. Y no es fácil que se dé.

En numerosos Comités de Dirección ( lo dicen las encuestas) se observa que no hay equipo sino egos y rivalidad, lo que hace que quien tiene más poder, lo ejerza para beneficio de su área o para el suyo propio y no pensando en el bien común.

Cuando esto ocurre, en lugar de construir, se acaba desmoronando todo y se destruye, en un “juego de tronos” intermitente que se traslada a la organización con opacidad, mensajes contradictorios, relegando a comunicación interna a un papel secundario que sirve de altavoz de intereses variopintos, olvidando que tiene un papel fundamental para mostrar valores, congruencia en los mensajes y el propósito de la Compañía.

Cuando se hace bien, cuando los líderes son auténticos, todo fluye y se aprende cada día. Cuando menos te lo esperas, te sorprendes viendo cómo crecen las personas que están a nuestro lado, y cómo crecemos con ellas.

Esto ocurre en Trentia, donde como buenos camaleones digitales, nos adaptamos a los cambios, sin perder nuestra esencia, pero evolucionando, siempre mirando al futuro con ilusión.

Crecer a veces duele, pero es increíble ver lo que sucede cuando salimos de nuestra zona de confort y descubrir nuestra vulnerabilidad, viendo hasta donde somos capaces de llegar cuando nos entregamos a un proyecto en el que creemos, cómo en el de Trentia.

Ahora más que nunca, en un mundo mega VUCA, precisamos inspiración y saber utilizar la Tecnología como palanca de cambio para acercarnos y conectar.
La Tecnología es hoy más importante que nunca.

La imaginación no es robótica. La creatividad, al menos en los primeros 20 años del siglo XXI, no es robótica. Hay SoftSkills que se pueden replicar en máquinas y robots de alguna forma, pero hay otros aspectos humanos como la intuición, la percepción, el “pálpito”, que todavía las máquinas no poseen.

La IA es una importante revolución, y está en nuestra vida cotidiana casi sin darnos cuenta y resulta apasionante. Nos facilita tareas rutinarias y repetitivas para que podamos dedicarnos a aspectos de nuestro rol que generan más valor.

Es necesario despertar la curiosidad a nuestro alrededor para crecer, cambiar y adaptarnos. Es preciso desarrollar la intuición. Y no tener miedo a preguntar, y cuestionarnos, fomentando el pensamiento crítico, que no la queja gratuita. 

Para desarrollarnos es muy importante recibir formación para capacitarnos y re aprende, aprender a aprender, learnability.

Y siempre trabajar desde el propósito y los valores, con un plan de acción. Y salvar con acción la resistencia a los cambios.

Vivimos tiempos apasionantes donde la diversidad, la inclusión, el talento y la tecnología deben ser compatibles.

Como dijo la Vicepresidenta de Netflix hablando de diversidad e inclusión, una cosa es que te inviten a la fiesta y otra que te inviten a bailar.

No solo es necesario tener personas distintas sino tener en cuenta la singularidad de cada persona incluida dentro de la organización y en el conjunto de la sociedad también.
Diversidad e inclusión forman parte de la cultura. La inclusión es palanca de innovación, ahí es donde vamos a obtener el mayor talento, pero los sesgos existen y el 
meta sesgo, el sesgo de pensar que no tenemos sesgos, es una realidad. De hecho el 94% de las personas creemos que no tenemos sesgos.

Hay que trabajar en la dirección, el ser y el sentir que suma y da valor a una organización y el liderazgo en femenino, donde equilibramos la parte femenina y la masculina. Para ello es necesario que haya inclusión de lo femenino. 

Un liderazgo para generar un contexto más sostenible es posible, referido a la parte del cuidado entendido metafóricamente, porque el liderazgo incluyente tiene que ver con sostenibilidad.

El 🌍 necesita líderes que inspiren ¿eres una de ellas? ¿Eres uno de ellos? 

Vuela alto, brilla, construye, genera una transformación, se incluyente, abraza los cambios y la diversidad, se una persona de valor y con valores. ¡Bienvenido/a al liderazgo del SXXI!